Los Médanos de Coro: Un desierto en el centro de Venezuela

58

El Parque Nacional Los Médanos de Coro, ubicado en el estado Falcón, específicamente entre los municipios Miranda, Colina y Falcón en el noroeste de Venezuela. Fueron declarados Parque Nacional el 6 de febrero de 1974, abarca una superficie de 91.820 hectáreas, de las cuales 42.160 son tierras continentales y 49.120 son superficie marina.

Las únicas dos formas de acceder a dicho atractivo turístico es por la entrada propia al parque, la cual es la más recomendada y de igual manera se puede acceder por la vía que conduce de Coro a Paraguaná.

Los Médanos de Coro son formaciones de arena características del relieve del estado Falcón, siendo parte del sistema Lara-Falcón por sus dunas que sobrepasan los 8 m.s.n.m. Es de resaltar que, este parque preserva el área protegida más cercana al Golfo de Venezuela. Además, preserva un vulnerable desierto costero y de igual forma una costa llena de manglares.

Los cúmulos de arena cambian su forma constantemente por el continuo movimiento que produce el viento, que generalmente sopla en sentido este-oeste. Debido a esto, reciben también el nombre de “arenas nómadas”, pues su paisaje nunca va a ser el mismo.

La fina arena que conforma los cúmulos es inestable, áspera al tacto y propicia para deslizarse sobre ella, una de las actividades preferidas por los visitantes del lugar. Si movimiento es tal, que constantemente cubre trechos de la Intercomunal Coro – Punto Fijo y deben ser despejados, continuamente, para permitir el tránsito automotor por esta vía que comunica con Paraguaná.

El Parque Nacional Médanos de Coro está conformado por las dunas del Istmo que une al estado Falcón con la Península de Paraguaná, constituidas a su vez, por la arena que los vientos alisios traen del mar. En general, el proceso de formación de los desiertos como de los médanos, es un proceso erosivo de la acción constante del viento sobre las rocas, que con el tiempo son partidas en pedazos muy pequeños convirtiéndolas en arenilla y ésta, al desplazarse por la continua acción del viento, se va acumulando en parvas, convirtiéndose poco a poco a dunas que continuamente cambian de forma.

Los Médanos de Coro son tierras calientes, uno de los climas más áridos de Venezuela, con una temperatura promedio uniforme a lo largo del año, que oscila entre los 26 °C y los 29 °C, alcanzando extremos de 35 °C y mínimos por debajo de los 16 °C, con escasas precipitaciones.

Es muy poca la vegetación que allí se puede apreciar, pues los pocos árboles que se encuentran en el lugar son ahogados por las corrientes de arena hasta convertirlos en troncos secos. Dentro de las no más de 60 especies vegetales que se pueden encontrar en este Parque Nacional se encuentran las tunas, cardones, cactus y Pitihayas. Además, este ambiente cuenta con especies arbustivas de manglares en costas fangosas y tunas de más de dos metros. También están presentes leguminosas como el cují yaque y pequeños árboles como el dividive, el yabo y el olivo, así como plantas venenosas como la pringamosa, el diente e’ dragon y amor picoso.

La fauna silvestre también es escasa, debido a las condiciones del ambiente. Los más comunes son reptiles como lagartos e iguanas, además de murciélagos y osos hormigueros. Entre las aves, destacan el cardenal coriano, el halcón primito, gavilanes, perdices, la dara, palomas, turpiales, pelícanos, garzas y playeros. Entre los reptiles se encuentran el Diablo Espinoso, la iguana verde, el lagarto cornudo; así como la serpiente de cascabel. Hay poca abundancia de mamíferos: zorro común, oso meleroy conejo sabanero.

Igualmente, es común conseguir turistas durante cualquier época del año que disfrutan fotografiando el paisaje y una de las mejores actividades que pueden hacer es el “sand board” o tabla de arena, similar a las tablas de nieve pero diseñadas para deslizarse sobre las arenas.

No queda duda que en Venezuela podemos encontrar cualquier tipo de clima y tener mucha variedades de paseos para realizar, Los Médanos de Coro sin duda, es otro de los lugares que todo venezolano debe visitar cal menos una vez en su vida.

Por: Gustavo Rivas