Armando Scannone: Una guía gastronómica venezolana

12

Si hablamos de cocina venezolana, tenemos que hablar de Armando Scannone, un ingeniero civil de profesión y que ha dedicado gran parte de su vida a promover y difundir la gastronomía de nuestro país. Uno de los libros más vendidos en Venezuela es de su autoría y data del año 1982.

Scannone ha sido Presidente del Colegio de Ingenieros de Venezuela y Presidente Fundador de la Academia Venezolana de Gastronomía. Para 1960, Armando Scannone comienza un trabajo de recopilación de recetas tradicionales de Venezuela con ayuda de su cocinera y de su ama de casa. Pasa alrededor de 10 años de su vida, catalogando, midiendo, practicando y recopilando recetas tradicionales.

Su primer libro titulado “Mi Cocina en Venezuela”, no fue publicado debido a que ninguna editorial venezolana quiso hacerlo. Posteriormente, a través de una editorial española logró su objetivo y trajo los libros a Venezuela, convirtiéndose rápidamente en Best-Seller. Luego continuó publicando otros libros y columnas sobre gastronomía en diferentes diarios impresos nacionales.

El próximo 22 de agosto, Scannone estará arribando a 99 años y al consultarle sobre tres platos claves para entender la cocina caraqueña, sin titubear responde: “Crema de caraotas negras, pollo pebre y un quesillo”.

“Mi vocación de gastrónomo empezó desde muy pequeño. Yo tenía, sin que fuese una manía u obsesión, sino inconscientemente,  una pasión por la comida, la disfrutaba mucho. Los sabores, el aroma, del sonido de los alimentos en la boca. Tenía una apreciación total de la comida y lo manifestaba siempre. Le decía a mamá: «qué maravilla te quedó esto». No podía contenerme en decírselo”, confesó Scannone.

Su libro “Mi cocina”, ha sido un éxito desde el principio, pero los últimos años, gracias al uso de las redes sociales, se popularizó todavía más. El comentario más frecuente, es que logra que cualquiera cocine delicioso, sin importar si tiene o no talento culinario, el secreto está solo en seguir sus pasos.

La redacción de Armando Scannone es sumamente específica. Cada paso está explicado a la perfección y no escatima en detalles. La receta de la hallaca, por ejemplo, tiene más de 8 páginas. Todo con un mismo propósito: que queden perfectas.

“Lo compilé todo como ingeniero. La mente se te organiza de cierta manera cuando estudias carreras científicas. El libro es muy metódico y cartesiano. De organización cartesiana”, explicó haciendo un análisis de su método. Es por eso, que sus recetas son infalibles.

Aseguró que, de su libro se han vendido más de 450 mil copias desde que fue publicado hace ya casi 40 años. Es una biblia gastronómica que en la actualidad recorre el mundo entero, gracias a los venezolanos que se encuentran en todo el mundo.

Asimismo, Scannone es devoto del cine, ávido lector y enamorado de sus orquídeas. Sus platos favoritos: el mondongo y la hallaca pueden, en su opinión, ser seductora punta de lanza en cualquier parte del mundo. “Un mondongo bien preparado es exquisito”. Helmut Blumenthal, el chef inglés que conoció el mondongo en su casa, sin poder resistir la tentación de ver qué era aquello que despedía ese aroma inédito destapó la olla donde hervía y suspiró: “Huele a limpio”. “Adivinó”, le respondería don Armando.

La calidad en su alimentación es esencial y la variedad le permite comer nutricionalmente, concluyó.

Por: Gustavo Rivas