El legado Op Art que nos heredó Carlos Cruz Diez

“He visto con dolor la diáspora de jóvenes talentos que han salido del país y las fotografías de sus partidas sobre mi obra en el aeropuerto de Maiquetía. Solo espero que esta sea un motivo de reencuentro en un futuro cercano”

180
Carlos Cruz Diez en la cámara de cromosaturación del museo en su honor en Caracas

El pasado sábado 27 de julio falleció en París, una de las mentes venezolanas más creativas visionarias y artísticas que haya pisado el planeta. Carlos Cruz Diez no sólo fue un apasionado del arte cinético sino que también amó profundamente Venezuela.

“Si mi esfuerzo en la vida para lograr ganar un lugar en el mundo del arte puede servirles de referencia, les digo que eso lo logré gracias a realizarlo en un contexto de plena libertad, y la libertad solo se logra en democracia. Una libertad sin prejuicios ni dogmas. Considero que esto último es la condición necesaria para poder abordar seriamente la crisis de modelos que afrontamos en Venezuela en el presente”.

Una de las obras más populares de los últimos años fue  la Cromointerferencia de color aditivo en el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar de Maiquetía, se convirtió en un ícono de la diáspora venezolana. Los colores de Cruz Diez tenían la magia de hacer sentir desde temperaturas hasta ilusiones ópticas, pero logró ser un referente de algo muy intimamente venezolano.

 “He visto con dolor la diáspora de jóvenes talentos que han salido del país y las fotografías de sus partidas sobre mi obra en el aeropuerto de Maiquetía. Solo espero que esta sea un motivo de reencuentro en un futuro cercano”.

Aunque Carlos Cruz Diez siempre guardó su amor por Venezuela manifestó siempre que el país necesitaba más espacios para el arte y la cultura. Lamentó que durante los recientes años no existió una administración que sembrara amor por las artes plásticas.

Sus obras no sólo están en Venezuela sino que también están en diferentes lugares del mundo:

1.Barco Edmund Garnier

En 2014 Cruz Diez vistió al Barco Edmund Garnier con sus colores para conmemorar el centenario de la Primera Guerra Mundial.

2.Induction Chromatique Walkway, en el Palacio de la Paz y la Reconciliación, en Kazajistán

3. Chromosaturation pour un lieu public

En 1969 Carlos Cruz Diez creó esta obra de color en París.

4. Transchromie (Houston, Estados Unidos)

5.Estación de Tren “Saint-Quentin-en-Yvelines en Francia”

En una plataforma en la estación de tren Saint-Quentin-en-Yvelines en Francia, Cruz Diez dejó una obra de color en 1980.

6.Spirale Virtuelle  en Gyeonggi, Corea del Sur 

7.Pasillos de Inducción cromática a doble frecuencia en el estadio de los Marlins, en Miami

8.Environnement chromatique en el Parvis du Centre Pompidou-Metz, en Francia en 2018

9.Douches d’Induction Chromatique. Lacoste, Francia

 10.Fisicromía para Madrid en el Parque Juan Carlos I de Madrid, en España

Cruz Diez nos dejó un legado que con su arte tocó todas las esferas. Es una fuente de inspiración para los venezolanos a pensar más allá de sus propias barreras.

 “A mis 94 años, les digo con sinceridad que les ha tocado vivir una época extraordinaria porque todo está obsoleto y hay que inventarlo de nuevo, hay que inventar un nuevo lenguaje político que hable de democracia, de valores éticos, de libertad, progreso y justicia social, hay que inventar la educación y crear un país de emprendedores, artistas e inventores, un país digno y soberano en el contexto global, en fin, en Venezuela hay que inventarlo todo. ¡Qué maravilla!”.

Carlos Cruz Diez.

Comentarios