El legado de Miguel Otero Silva (a 32 años de su muerte)

El legado de Miguel Otero Silva (a 32 años de su muerte)

0 736

No fueron tiempos fáciles para el periodismo en 1928, pero eso no detuvo la pluma de Otero para hacer ruido durante el régimen de Gómez

Miguel Otero Silva

Un 28 de agosto de 1985 falleció Miguel Otero Silva, luego de 76 años en los que dejó al país un camino por la libertad de expresión. Periodismo, visión, humor y literatura, el legado del fundador de El Diario El Nacional aún permanece en los tiempos donde la censura prevalece en Venezuela.

Amante del béisbol, intelectual y crítico del arte.

No fueron tiempos fáciles para el periodismo en 1928, pero eso no detuvo la pluma de Otero para hacer un pequeño pero contundente ruido durante el régimen del General Juan Vicente Gómez.

Miguel Otero Silva fue parte de esa generación del 28, del grupo de jóvenes que contrarió a la dictadura.

De esos años como disidente quedaría su novela Fiebre (1939) primera obra de este venezolano. Fiebre es un testimonio o novela reportaje que trata de la generación del 28.

Descrita en sí misma como un texto creado (…) “por un estudiante de ingeniería (yo mismo) recién salido de un rudimentario bachillerato y sin haber ojeado todavía una sola página de Faulkner, ni de Joyce, ni de Kafka, ni siquiera de Proust”.

Después vendría el exilio, pero no sería para siempre.

En 1942 regresa al país y funda el semanario Aquí está. Esta era una publicación que atendía el movimiento izquierdista. Posteriormente, el 3 de agosto de 1943 junto a su padre Henrique Otero fundó El Diario El Nacional.

Miguel Otero funda El Nacional en 1943

Arturo Uslar Pietri formó parte de los columnistas de este diario durante 50 años. Aunque en su primer año circuló con un tiraje de 10.000 ejemplares diarios con dos cuerpos de ocho páginas cada uno, en formato estándar y a siete columnas. 

También impulsó el desarrollo artístico en la capital

Junto a Alejandro Otero en su juventud, Miguel Otero Silva participa en la Polémica del Arte Abstracto.

Fue Individuo de Número de la Academia Nacional de la Lengua; coleccionista y crítico de arte, y promotor de  la creación de la Galería de Arte Nacional.
Pero la obra de Otero va mucho más allá del  periodismo y del arte en Venezuela. Fue un libre pensador cuyo espíritu libertario dejó un legado de luz en Venezuela

Autor: Katiusa Casanova

Comentarios