Champions of the Shengha, un juego emocionalmente adaptable

Champions of the Shengha, un juego emocionalmente adaptable

0 721

A través de un sensor de Bluetooth, Champions of The Shengha monitoriza las emociones de los jugadores para adentrarlos en el juego de control emocional

Champions of the Shengha

Champions Of The Shengha aparenta ser un vídeojuego cualquiera, sin embargo, es el primero en su clase capaz de funcionar con las emociones de los jugadores y no sólo eso sino que también los lleva a un estado de calma emocional, enseñándolos a adaptar sus emociones.

A través de un sensor de Bluetooth, Champions of The Shengha monitoriza las emociones de los jugadores para a través de una interfaz donde deben jugar con cartas aprenden a entrar en estado de relajación y a meditar en situaciones externas al juego.

¿De qué se trata Champions of the Shengha?

El propósito de este juego es sencillo, atacar a otro oponente hasta desarmarlo y vencerlo, pero para lograr desbloquear habilidades y armas este juego requiere que el participante se introduzca en este mundo controlando su respiración que dictará el destino dentro del Champions of the Shengha.

A diferencia de otros juegos en los que el participante asume el estrés de la realidad virtual, en este caso el desafío es aprender a manejar el estrés, así que mientras más calma y tranquilidad conserve el jugador mejor será su desempeño y poder dentro de Champions of the Shengha.

Otro de los objetivos de este juego es lidiar con ansiedad, frustración y estrés durante el juego tratando de mantener las emociones equilibradas, una habilidad que finalmente el participante utilizará para otras situaciones de estrés como exámenes, pruebas deportivas o entrevistas de trabajo.

Luego de las primeras pruebas en los participantes de Champiosn of The Shenga, cuatro de cinco participantes demostró sentirse más enfocado durante el juego mientras que el 80% disminuyó sus niveles de estrés a través de las fases de respiración durante el tiempo de experimentación.

Fuente:indiegogo.com

Autor: Katiusa Casanova

Comentarios